1/02/2016

mismun2ybyc(poesias)(Jorge Alejos): SUEÑO DE AMOR ( ARIEL Y JORGE ALEJOS)

mismun2ybyc(poesias)(Jorge Alejos): SUEÑO DE AMOR ( ARIEL Y JORGE ALEJOS): Cuando desperté lo noté, mi pensamiento dormía en el umbral de la vida, como el etéreo sol  que no se ve de día despertaba con alas...

SUEÑO DE AMOR ( ARIEL Y JORGE ALEJOS)

Cuando desperté lo noté,
mi pensamiento dormía
en el umbral de la vida,
como el etéreo sol  que no se ve de día
despertaba con alas doradas
y sobrevolaba el olimpo de los sueños.
 
Cuando desperté lo noté,
era el sueño de un pensamiento
y en el primer rayo fui vida,
flotando sobre un imperio
que moraba dentro del iris,
universo de tu melancolía.

 
Aterricé en sus tierras y fronteras
y vi soñar mi propio sueño,
 no entendía las imágenes que veía
y mi incomprensión me obligó a preguntarle a Dios:
-¿Qué significa esto?
Y sólo respondió:
-Es tu sueño de amor.

 
En el seno de todo lo incompresible
 de los deseos fui sus alas ,
degradé de una paleta de quimeras
que pintaban por primera vez mi alma.
Y se oyó una voz que dijo:
-Eres amor de un sueño,
por el sueño de un amor.

 
 Vi mares sin olas
y efigies transparentes como sirenas,
le pedí a sus ojos que corrieran por el viento
buscando mi perfume
y a su boca que pronunciara su nombre.
Construí muros que taparan mi alma
para conocer la fuerza de su amor.
 
Cuando Dios creó los mares
yo ya era sirena en las aguas de un corazón,
sólo navegaba en olas de viento,
vela de un perfume en flor.
Arrullaba en soprano mi nombre,
como cuna en brazos de amor.
 
Le pedí que rezara una plegaria
para que el poder de su amor
me regresara a mi primer pensamiento
y que se materializara
para que vieras que eras tú.
Dejé que sujetaras mis manos
para yo tomar el barro cósmico
y esculpir la primer figura
 que guardaba en el libro de mi existencia
y te dieras cuenta que eras tú.
 

Para orar tomó sus manos y las mías
y las hizo oración.
Fue entonces que descubrí
que era sentimiento,
moldeado entre barro y lágrimas,
escrito en líneas doradas
sobre las páginas de una vida
de su séptimo arte.


 

Dejé que escudriñaras mis recuerdos y memorias,
 hojearas  pergaminos y poemas,
para que tuvieras la verdad absoluta
que sólo eras tú,
la que estaba contenida en todo mi ser y mis sueños.

 
Recobré la memoria de sus recuerdos
siendo versos en la historia de su poesía
y me hallé en la verdad absoluta ,
de un sólo latido a orillas de su sueño y mi ser.
 
Y te prometí
que no habría un segundo
sin un te amo,
ni un te amo
sin una flor,
ni una flor
sin un poema en cada pétalo.
Y no habrá un sólo pétalo
que no lleve escrito tu nombre,
y tu nombre así no estará solo,
porque allí estaré yo.

 
Y te prometí
que no habría un segundo
sin tus te amo,
ni un te amo
por cada flor,
ni una flor
que no guardará en sus pétalos tus poemas,
y que no habría un sólo pétalo
donde no duerma tu nombre y el mío,
porque allí donde sueñe tu nombre,
allí estaré  yo.

Jorge Alejos y Ariel